dilluns, 29 de novembre de 2010

El banquete nupcial

Tabla Strozzi. Atribuida a Francesco Pagano. Siglo XV Museo Nazionales de Capodimonte, Nápoles
En cuanto el Rey estuvo sentado sentado a la mesa, el primero en moverse fue el servidor de aguamanos; llegó con un aguamanil de plata cubierto con una tobaja bordada y una palangana también de plata, fue hacia el Maestresala y se arrodilló. El Maestresala, tras acercarse a su señor con una tobaja sobre el hombro, después de las debidas reverencias, besó el paño que estaba sobre el aguamanil, lo puso sobre la mesa delante del soberano y apoyó encima la bacía. Con la izquierda vertió el agua sobre las augustas manos, con la derecha cogió la toalla que tenía sobre el hombro y, tras besarla, la ofreció a su Rey. Apenas hubo ejecutado su tarea retiró la palangana y, después de algunas reverencias, devolvió todo al servidor de aguamanos. (…)

Tiziano Vecellio  (1522-1624). Baccanale degli Andrii
Madrid, Museo del Prado
Ahora que el rey Fernando y sus huéspedes de honor habían sido homenajeados suficientemente, podía darse inicio al banquete. (...)
(...) Por último, había llegado el momento del solemne brindis de los novios. Un grandes y bellísimo cáliz nupcial de oro fue llevado a Hermes y a Isabel. Ambos jóvenes, después de haber alzado la copa y haberla hecho girar hacia los comensales en todas las direcciones, auguraron para sí mismos y para los presentes todos los parabienes. Luego, entre la conmoción general, bebieron juntos el tradicional hipocrá de rosas, que según el uso marcaba el final de todo festín nupcial.
Cada uno de los comensales tenía ante sí un jarro de hipocrás, y la respuesta al brindis de los novios fue un gran grito augural que se elevó en toda la sala. A continuación todos bebieron y el soberano, seguido por los notables de las mesas altas, se retiró en medio de una profusión de inclinaciones, genuflexiones, toques de trompeta, redobles de tambores y sones de tuba.
Era la hora primera de la madrugada.
Pero en la gran sala, que ahora se había transformado en una orgía, la fiesta continuó durante toda la noche, cada vez más cansinamente, hasta que la clara luz del alba invernal de Nápoles penetró a través de las bíforas ojivales. Solo entonces, deslumbrado por las manchas de color del sol, que atravesaba las vidrieras policromadas, cada uno, de repente, se sintió invadido por la sensación de agotamiento y de íntima melancolía que inevitablemente acompaña el fin de toda noche como aquella.

Bagnasco, Orazio (1988). El banquete. Barcelona, Plaza Janés.

Si voleu continuar llegint, CLIQUEU-HI.


El banquete, de OrazioSforza e Isabel de Nápoles.
Bagnasco, es una novela histórica de intriga, erotismo y gastronomía en pleno Renacimiento. En este fragmento se narra un gran banquete, celebrado en Nápoles, con motivo del matrimonio entre Gian Galeazzo Sforza (1469-1494) e Isabel de Nápoles (1470-1524).
Se describen minuciosamente las viandas, los accesorios y los oficios relacionados con el servicio de mesa: por el texto desfilan frutas, verduras, especias, carnes y pescados. Las recetas de Ruperto de Nola, aderezadas con almendras, hierbas, vinagre y zumo de naranja, nos muestran la innovadora cocina napolitana, heredera de la cocina árabe. Los bufones, prestidigitadores y músicos entretienen a los invitados que esperan la llegada de las viandas. 
La descripción de las vajillas y los accesorios del servicio de mesa se complementa con la minuciosa narración de la historia del enfrentamiento entre milaneses y napolitanos, unidos ahora mediante el enlace del milanés Gian Galeazzo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ENGRANDEIX EL TEXT