dimecres, 20 de juliol de 2011

Brandade d'Ourade

¿Se queda a cenar? Tengo arreglo para hacerle una brandada de urade.—Adelante.
—¿Y eso qué es, Biscuter?
—Una receta que saqué de la Enciclopedia de que le hablé y da la casualidad que me queda una rodaja de dorada cocida del otro día; en un momento le hago la brandada: el pescado sin espinas, ajo, aceite templado, nata montada, sal, pimienta, una gota de Tabasco y batipimer. Cinco minutos.             
Biscuter era tan feliz que desde la cocina banalizó la infelicidad de Charo. […]

Castell Milmanda (Conca de Barberà)
Carvalho compartió la brandade d’Ourade con Biscuter, acompañada de una botella de Milmanda de Torres que puso los ojos en blanco del fetillo, pues conocía que la presencia de la botella implicaba voluntad de excepción y de fiesta. Pero Carvalho comió de prisa porque sentía necesidad de salir a la calle y ver o hablar con gentes que no le contaran sus agravios o sus desgracias o sus premoniciones de agravios y desgracias.
Vázquez Montalbán, Manuel. (1989). El delantero centro fue asesinado al atardecer. Barcelona: Ed. Planeta (p. 45)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ENGRANDEIX EL TEXT